Leo esta noticia en el mundo

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/08/barcelona/1276013591.html

Me parece una burrada de sentencia.
La generalitat actúa para proteger a los niños desamparados.
Los niños no están para esperar la recuperación de los padres.
Son los padres los que tienen la obligación desde primer momento de cuidar a sus hijos. Si no pueden hacer frente a sus obligaciones es lógico que la Administraión asuma la tutela, la guarda, la custodia y que otorgue en acogimiento al niño.
Tras varios años de acogimiento y con el niño plenamente adaptado a la nueva familia -de adopción- es una barbaridad psicológica para el niño devolverlo a los ‘progenitores curados’ -que no padres-.
Ser padre no es un derecho renunciable, sino una obligación. Que si se desatiende conlleva la pérdida de la posición y no es posteriormente reclamable, como la sentencia con buen criterio proclama.
De ahí que tampoco entienda el fallo para indemnizar a los progenitores. No les quitaron nada. Son ellos los que se desentendieron del niño. Y el niño ya tiene unos padres.

Anuncios